Tai-chi

Tai-Chi significa “Supremo Último” y se le representa como el Yin-Yang, un círculo dividido en dos partes iguales que se abrazan en una curva de modo que, se mire por donde se mire, sus partes siempre están equilibradas. Cada una de esas partes tiene un color diferente: blanco o negro, representando a cada uno de los principios presentes en cada ser.

Nuestra vida es relativa, como el Yin-Yang: oscila entre lo blanco y lo negro, lo bueno y lo malo, lo cercano y lo lejano… Cuanto más se extrema uno de estos aspectos con más fuerza empieza a surgir el otro, su contrario, su opuesto, su complementario.

El Tai-Chi es un antiguo concepto filosófico chino. En  su forma externa  se manifiesta en una continua sucesión de movimientos lentos, suaves y circulares regidos por la mente y coordinados por la respiración, sin alternancias circulatorias ni nerviosas. Estos movimientos tienen como fin el conseguir equilibrio, armonía, larga vida y una capacidad de defensa personal.

Mediante la práctica del Tai-Chi Zen armonizamos cuerpo y mente, respirando de forma natural (libre, lenta, fina y equilibradamente).



 
 

Horario de atención: de 10:30 a 13h y de 17:30h a 20h Telf. 933 023 241
© 2019 fundacionpeteryang.org
Powered by